Con un aporte de la inversión, la actividad creció en septiembre

 
 
   


El PBI logró hilar cuatro meses consecutivos de mejoras, luego del impacto de la segunda ola de contagios en abril y mayo. Según las mediciones privadas, hubo un nuevo repunte en septiembre, lo que alimenta la suba en las proyecciones del Gobierno y de las consultoras

Se van sumando indicadores que muestran que la actividad económica tuvo un buen septiembre, lo que marcará el cuarto mes consecutivo de crecimiento, luego del impacto de la segunda ola de contagios en abril-mayo. Por eso, desde el Gobierno y las consultoras continúan mejorando las proyecciones para el PBI del 2021. En el mes hubo una novedad interesante y fue que la inversión volvió a dejar numeros positivos, luego de varios meses de relativo estancamiento.

El tercer trimestre del año terminó con crecimiento. El Indec mostró datos hasta agosto, con mejoras mensuales de 1,1% en ese mes y de 0,9% en julio. Para el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) hubo, además, un nuevo incremento de la actividad económica en septiembre y fue de 1,1% libre de estacionalidad. Coincidió en el signo positivo el Indicador General de Actividad (IGA) de Orlando Ferreres y Asociados, que marcó un crecimiento de 0,3% mensual.

Pero, además, la novedad del mes es el nuevo repunte de una inversión que venía algo golpeada y cediendo lugar respecto al consumo en cuánto a qué tracciona a la actividad. Según el ITE-FGA, la formación de capital creció 4,6% mensual y coincidieron desde Orlando Ferreres y Asociados, con un incremento de 4,4%. Cabe destacar que acerca de la inversión el último dato oficial fue del segundo trimestre, cuando desde la dirección de Cuentas Nacionales del Indec mostraron un empate, un magro 0% de variación respecto al trimestre previo.

Para el ITE-FGA el tercer trimestre fue de caída, pese al leve repunte de septiembre. Es decir, la inversión, en plena incertidumbre electoral, potenciada por las expectativas de devaluación y mayor inflación que viene expresando el mercado para los meses posteriores al resultado de las legislativas, se muestra relativamente quieta.

Aunque hubo una obvia mejora abultada de 22,4% respecto al tercer trimestre del 2020, la comparación contra el segundo trimestre del 2021 arrojó una caída de 0,6% en la formación de capital. Para Ferreres hubo una mejora de 0,7%. En ambos casos, un virtual estancamiento.

La actividad económica, con los datos oficiales hasta agosto, venía dejando un crecimiento de 10,8% respecto a enero-agosto del año pasado. Bajo un supuesto escenario en el que el PBI permanecía estancado en los últimos cuatro meses del año, el crecimiento del 2021 iba a quedar en 8,4%.

En línea con ese escenario, según la mediana de las respuestas del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), realizado por el BCRA entre 40 consultoras y bancos de la city, la proyección de PBI para este año pasó de una suba de 7,6% a una de 8,3%. Menos pesimista que antes pero todavía no muy optimista. Para el Gobierno quedará por encima del 9% y semejante proyección se basa en la idea de que el rebote económico no se terminó en la mejora de 1,1% de agosto.